PROYECTO COMEDOR ESCOLAR CURSO 2017/2018    

INTRODUCCIÓN

Este proyecto se realiza por los monitores y monitoras de comedor para los alumnos de infantil y primaria que hacen uso del servicio. En él se programa el tiempo que compartimos con ellos durante el período intersesiones.

El comedor es mucho más que un servicio complementario, es un espacio dedicado a la educación integral. No solamente cubre las necesidades de asistencia a los niños sino una labor educativa. Se vive como una actividad lectiva más.

Los monitores nos ocupamos de que adquieran hábitos correctos en la mesa. Les animamos a mantener una posición adecuada, a utilizar los cubiertos correctamente, a mantener su higiene antes y después de la comida creando así una rutina sana que será aplicada en el día a día de sus vidas.

Como responsables de nuestro grupo hacemos un seguimiento de los hábitos e intolerancias nutricionales de los niños y las dietas especiales. Intentaremos conocer qué cantidad de comida pueden ingerir cada uno, qué comidas no les gustan, el estado de ánimo y su razón, sus ritmos,... Con toda esta información tratamos que los niños coman de todos los alimentos que se les sirve y en la cantidad adecuada teniendo en cuenta las características de cada uno. A su vez a los padres se les facilita el menú mensual para que puedan complementar la dieta diaria en casa.

Además de sociabilizar durante la hora de la comida, lo hacen también en el patio. En ambos casos, los monitores intentamos inculcarles siempre valores tan importantes como el respeto y el compañerismo. Cada niño es diferente, por eso procuramos conocer su forma de ser para así, en la medida de lo posible, poder llevar la atención más personalizada.

Los monitores desarrollamos programas, servicios y actividades que permiten garantizar el buen funcionamiento y que los niños, parte fundamental en este espacio de tiempo, participen y disfruten de ello.